PRODEPAZ: Nuevo Director, Viejos Retos

He sido un critico permanente de los resultados de la labor de PRODEPAZ en el Territorio del Oriente Antioqueño. Una labor en la que se ha privilegiado la ejecución del proyecto por encima de la construcción de procesos sociales que permitan obtener sujetos sociales y no objetos de la cooperación de empresas y gobiernos.

Cuestioné, con argumentos sólidos, los resultados del II Laboratorio de Paz del Oriente Antioqueño, que nació precisamente de los Acuerdos Humanitarios en los cuales jugué un papel protagónico. Argumentos en los cuales la historia me dio, afortunadamente, la razón, porque esa plata de cooperación generó mas daño que beneficios para las comunidades, y creó una “danza de chalecos” como llamo yo a los “mercenarios sociales” que se tomaron la Región, venidos de diferentes partes del país, incluso del mismo Oriente Antioqueño, que pocos valores agregados aportaron a los municipios y a las comunidades y que, por el contrario, destruyeron el proceso de constituyente en el que se había involucrado la Región.

No es lo mismo tener una ciudadanía empoderada como constituyente primario, que una red de pobladores reuniéndose para legitimar la ejecución de proyectos institucionales poco eficientes e ineficaces, pero con unos costos burocráticos extravagantes.

Del proceso de constituyentes municipales y provincial, nacido al calor de los Acuerdos Humanitarios del Oriente Antioqueño se pasó, desafortunadamente, a la Red de Pobladores de PRODEPAZ, en el que varias empresas públicas y privadas, el Gobierno Nacional y la Cooperación Internacional hicieron una apuesta que hirió gravemente la organización social en el Territorio. Tan grave fue la herida, que el Oriente Antioqueño que puso miles y miles de víctimas en el conflicto esta por fuera de la inversión para el posconflicto, no aparecemos en el mapa de prioridades del Gobierno Nacional, lo que demuestra que el otrora protagonismo regional en el contexto nacional e internacional es solo un recuerdo.

Para muestra, un botón, el último Encuentro de Dirigentes del Oriente Antioqueño no solo fue un desastre, sino que dejo la preocupación grande de la capacidad de convocatoria hoy, de la institucionalidad regional. Institucionalidad en la que se reclama, entre otros, PRODEPAZ.

Habiendo dicho esto, se acaba de nombrar un nuevo director de PRODEPAZ, que aunque no lo conozco personalmente, si me han hecho referencias muy positivas de él como persona y como humanista. El Padre Oscar David Maya tiene muchos retos por delante, si quiere recobrar el protagonismo que otrora tuvo PRODEPAZ y el primero, sin ninguna duda, es cambiar un equipo de trabajo cuyos resultados son, a todas vistas, paupérrimos para la Región y para sus comunidades. El segundo, es ni más, ni menos, que devolverle el protagonismo a los procesos y a las comunidades para que vuelvan a ser sujetos de la historia y no objetos de los proyectos. Y el tercero, es construir desde abajo hacia arriba y desde la periferia hacia el centro para generar nuevamente la interlocución social con todos los actores del Territorio que nos ponga en el camino de propuestas de impacto Regional y Nacional.

Hice el compromiso con un amigo esta semana de que le daré el beneficio de la duda al nuevo Director y un segundo chance a PRODEPAZ y así lo haré. Buen viento y buena mar Padre Oscar!