Los Falsos Positivos Judiciales del Oriente Antioqueño

Los Falsos Positivos Judiciales del Oriente Antioqueño

12 noviembre, 2018 4 Por Oscar Castaño Valencia

Es ridículo que Javier Cadavid y Eladio Giraldo sigan en la cárcel, condenados a décadas de ignominia por supuestos delitos que nunca cometieron.

Don Javier Cadavid, un comerciante que sufrió el secuestro, la extorsión y el robo permanente por parte de las FARC, fue acusado de participar en un “carrusel” de extorsiones que todos los miembros del Frente 47 de las FARC, que operó en Puerto Venus, precisamente donde don Javier tenia sus supermercados, han negado conocer. Sin embargo, fue condenado a 23 años de prisión que cumple en la Cárcel de Máxima Seguridad de Itagüí.

Eladio Giraldo, ex alcalde del Municipio de San Rafael, acusado de ser el actor intelectual de dos asesinatos cometidos por los grupos paramilitares y cuyo testigo principal, alias “Medellín”, se acogió a sentencia anticipada por falso testimonio e inducir a la justicia a un error y los otros cuatro testigos se encuentran en proceso de juicio por los mismos cargos. Eladio fue condenado a 46 años de prisión y se encuentra, como don Javier, en la Cárcel de máxima Seguridad de Itagüí.

 

Los procesos de don Javier y Eladio se encuentran en este momento bajo revisión de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia. Sin embargo, los dos se encuentran en el cementerio de libertades lo que exige que levantemos la voz, que los medios de comunicación visibilicemos estos falsos positivos de una justicia que, como la colombiana, fabrico pruebas y uso falsos testigos para encerrar a dos inocentes y destruirles la vida para reivindicarse ante la comunidad internacional frente a su incompetencia en resultados contundentes y serios en las violaciones a los derechos humanos en Colombia.

Ese tema de los falsos positivos fue y es supremamente grave y la Comisión Nacional de la Verdad tiene un frente muy importante de trabajo para señalar, sin titubeos, porque se convirtió en política de Estado en Colombia y quienes son los responsables de esta practica militar y judicial.