El Descache de ISAGEN

El Descache de ISAGEN

19 febrero, 2019 0 Por Oscar Castaño Valencia

Un bochornoso atentado contra la libertad de prensa fue protagonizado hoy por Linsu Fonseca, delegada de ISAGEN a la Junta Directiva del Proyecto Productivo de MASER.

Se trato de una moción en la cual solicito, en el quinto piso de la Gobernación de Antioquia, donde se desarrollaba la reunión con la presencia de seis alcaldes; San Vicente, Granada, Guatapé, Alejandría, Concepción y San Rafael, la delegada del alcalde de El Peñol, dos miembros de MASER, un delegado del Grupo EPM y dos representantes de ISAGEN, entre ellas Linsu Fonseca, el retiro de la sala de juntas de este periodista.

 

La explicación dada públicamente fue que: “Se tratarían temas privados para la Junta Directiva, los cuales eran reservados”.

 

No entiendo desde cuando y porque proyectos públicos, con dineros públicos, no son públicos.

 

Es más, el tema que Linsu Fonseca no quería que fuera público era la contratación en MASER de la hija de Marta Zuluaga, Secretaria de Participación Comunitaria de el Municipio de El Peñol, frente a lo que tengo que decir lo siguiente: He sido el periodista que públicamente, porque Marta es una funcionaria pública, he cuestionado en varios artículos la participación de ella en el Convenio 026 del 2016 con COAP y por el cual esta siendo procesada conjuntamente con él alcalde y una contratista. Fui uno de sus denunciantes ante la Fiscalía General de la Nación. Sin embargo, conozco y reconozco el profesionalismo de la hija de Marta y estoy seguro que no fue contratada por ser su hija, sino por su experiencia profesional. Ese tema, que Linsu Fonseca pretendía discutir en forma secreta, coartando la libertad de prensa de este periodista, es vox populi en la Región y no creo que tenga ninguna dificultad legal, ni el velo de secretismo que pretendía darle y que levanta varias dudas.

Hablemos mejor, ya que se nos brinda esta maravillosa oportunidad, de la inversión social de ISAGEN en el Oriente Antioqueño. Inversión que sin duda es absolutamente paupérrima frente a las ganancias que obtiene cada año de sus negocios en el territorio.

 

En el caso del Proyecto Productivo de Maser, para poner un solo ejemplo, la inversión es de seiscientos millones que significa, escasamente, el 0.6% de las ganancias netas obtenidas en el 2018, que fueron de casi cuatrocientos mil millones de pesos.

 

Hay municipios, como San Rafael, que tienen un aporte a este proyecto muy por encima que ISAGEN y sus presupuestos anuales son ínfimos en comparación con las enormes ganancias que esta multinacional obtiene de la utilización de los recursos naturales de la Región.

He cuestionado, de tiempo atrás, la inversión social de las empresas generadoras de energía en el Oriente Antioqueño y lo seguiré haciendo por que no son representativas frente a las jugosas ganancias.

 

La actitud de Linsu Fonseca, delegada de ISAGEN al proyecto productivo de Maser, que pretende beneficiar a mil doscientas familias de las áreas de influencia de esta multinacional, fue absolutamente grotesca y por eso todos los alcaldes presentes rechazaron ese adefesio en contra de un periodista y en contra de la libertad de expresión.

Yo quisiera aprovechar esta situación para preguntarle a Linsu Fonseca si estaba cumpliendo políticas de la empresa o si la presencia de los medios en las reuniones en las que ella participa es muy incomoda por la paupérrima inversión que hace ISAGEN en los territorios de donde obtiene las jugosas ganancias.